Pizza blanca: Patata y puerro

Últimamente me apetece un montón comer pizza, pizza de todas las formas, maneras, colores y sabores. Así que me animé a seguir una de las recetas de pizza de Steve Cusato para hacer mi propia masa, congelarla y tenerla siempre lista en el congelador y la verdad es que a pesar de que requiere bastante tiempo para que fermente bien y bastante esfuerzo a la hora de amasar y demás… No quedó nada mal. Si veis la receta original, veréis que el muchacho mide la temperatura del agua y demás… yo lo hice muy a ojo en mi casa porque no hay termómetro de cocina, pero creo que quedó bien. Sosa, pero bien.

Así que mi primera pizza fue la de patata y puerro. Combinación que descubrí cuando vivía en Italia, me pareció extremadamente alucinante – ¿pizza sin tomate? ¿¡Y con patata!? – y a pesar de que no tenía mucha confianza la primera vez que la tomé, ¡resulta que estaba buenísima! Así que bueno… decidí rehacerla y la verdad es que no me quedó nada mal.