Magdalenas: con frambuesa y pepitas de chocolate.

La verdad es que yo nunca he sido mucho de desayunar salado… en general por la mañana, al despertarme el cuerpo me pide azúcar, azúcar y café. Quizás tenga que ver con esos despertares eternos que me gasto, o quizás con que tengo perdición por el dulce, de todos modos, estas mañanas no he podido desayunar porque me faltaba algo, algo que le apeteciese a mi cuerpo a primera hora de la mañana.

Así que navegando por internet encontré esta receta de magadalenas con frambuesa y pepitas de chocolate y decidí probar. La verdad es que no sé cómo había hecho la creadora de la receta, porque en su blog las magdalenas chorreaban chocolate… Las mías están más sequitas pero igual de buenas y así puedo además autoengañarme pensando que son un poco más sanas.