Me encantan los headshots. ¡No os hacéis una idea de cuánto! Me encantan las miradas, la expresión de los ojos, las pequeñas y grandes sonrisas… Me encanta cómo no se necesita más que mirar a la cara de alguien y ver la cantidad de información que te pueden dar. Son simples (en teoría), limpios y si están bien hechos, normalmente son impresionantes.

Cuando te preparas para sacar headshots, lo que necesitas tener en el encuadre es la cara de tu modelo y quizás un poco de los hombros, un poco de movimiento de manos aquí y allá… pero la parte principal de tu imagen es la cabeza y la cara, siendo los ojos la parte que debe llamar más la atención. 

En este post, voy a daros algunos trucos y consejos que he ido aprendiendo aquí y allá y acabaré dándoos algunas poses que os pueden ayudar para practicar con vuestra familia o amigos mientras le cogéis el punto. Si estás empezando, puede que sea difícil para ti dirigir a personas, o saber cuáles son las poses más favorecedoras para tu modelo, así que siempre mola tener una pequeña chuletilla y algunos ejemplos para facilitar las cosas, ¿no?

Pero primero, hablemos de las tres cosas más importantes en las que fijarse cuando tomamos retratos:

  • Los ojos, los ojos son el principal punto de atención de cualquier retrato (en caso de que formen parte del mismo, obviamente). Tienes que asegurarte de que no están demasiado oscuros (¡cuidado con los ojos de mapache!), borrosos o fuera de foco. Haz que los ojos de tu sujeto estén bien enfocados y sean el punto central de tus puntos de enfoque.
  • Cuidado con la luz, para los headshots y en general para la fotografía de retratos, solemos evitar luces duras y directas, sino que nos centraremos en el uso de luces difusas, indirectas o si realizamos nuestros retratos en exteriores, intentaremos que sean durante las horas doradas, en vez de a mediodía. Eso no quiere decir que no podamos utilizar luz dura para crear retratos, sino que será mucho más difícil de dominar y trabajar con ella, además de que el look resultante tiene a ser también más duro y requiere más trabajo de post normalmente.
  • Objetivo para retratos, recordad que cuando hablamos de objetivos llegamos a la conclusión de que en general los grandes angulares funcionan mejor para paisajes pero que tienen cierta distorsión por lo cual no son demasiado útiles cuando trabajamos con retratos (por norma general). Intentaremos trabajar entonces con un objetivo entre 50 y 70mm (mínimo) para evitar estas distorsiones.

Esos serán los puntos más importantes a tener en cuenta cuando piensas en sacar retratos. El resto es solo tener en cuenta qué es lo que quieres conseguir e intentar guiar a tu modelo para conseguir esa imagen que está en tu cabeza. Algunos trucos para que la gente se relaje serán poner música de fondo, hablar con ellos… esto también ayudará a conseguir esas expresiones más naturales. Intenta darles direcciones específicas sobre cómo ponerse y en qué ángulo. No dudéis en avisar si no están lo suficientemente rectos, si tienen que sacar un poco el mentón (evitemos las papadas lo más que podamos, porfi), que inclinen la cabeza para tener mejor ángulo…

Y es por eso que os dejo aquí cuatro poses para probar y que podáis practicar lo antes que podáis, ¡son muy fáciles con lo cual es raro que no salgan fotos guays si las usáis de ejemplo!

 1. Mirando por encima del hombro:

Tienes que posar a tu modelo de modo que su espalda esté frente a ti y pedirle que mire por encima del hombro en tu dirección. Que inclinen las cabezas siempre es un plus pues añade algo de movimiento y añadirá dinamismo a la imagen. Puedes posar las manos a los lados, en las caderas o cruzarla sobre el cuerpo para que la espalda no está totalmente recta.

En este caso, estaba haciendo pasayadas para que mi hermana se riese, por eso fui capaz de capturar esta enorme y perfecta sonrisa tan típica de ella.

 2. Mano sobre la cabeza:

Deberás pedirle a tu modelo que se siente (no es 100% necesario, pero facilita las cosas) y pedirle que suba una rodilla para que pueda usarla de apoyo para el brazo. Entonces, lo único que os queda es jugar con el brazo, la mano y el pelo.

Puedes pedirle que mire al infinito y más allá, a la cámara, o incluso que cierre los ojos y mire hacia abajo para conseguir retratos que muestren cierto aspecto de reflexión.

3. Mano sobre el hombro:

NCK_7155Esta es una pose clásica, por lo general funciona genial. Coloca a tu modelo con el cuerpo girado hacia un lado, en vez de mirando al frente sin gracia y entonces pídele que se gire sutilmente hacia ti.

Una vez hayas conseguido esto, pídele que coloque las manos. Normalmente las cruzaremos sobre el cuerpo para conseguir dinamismo. Puedes entonces pedirle que las ponga sobre el hombro (mi favorita), tras el cuello, quizás que haga el movimiento de recogerse el pelo Eras la oreja… este es un gesto muy natural que queda muy bien en foto.

 4. Sujetando las manos cerca de la cara:

NCK_7195
Esta en particular es un poco difícil para mi, las manos siempre son difíciles de posar bien, es fácil que estén tensas y se vean forzadas. Lo que hice en este caso fue pedirle a mi hermana que se cogiera las manos y las acercase un poco a la cara.

Tienes que conseguir que tu sujete mire a la cámara con un poco de ángulo y que acerque las manos a su rostro. Dile dónde colocarlas y juega un poco con las posiciones, o sin más consigue que cruce una con la otra, o que las entrelace.

Como puedes ver, el resto es solo disfrutar, pasártelo bien y hacer que la persona con la que trabajas se sienta relajada y pase un buen rato.

Espero que os haya gustado esta guía y que podáis probar estos truquillos en breves. ¡Me muero de ganas por ver qué retratos sacáis! ¿Hay alguna pose que os guste en particular? ¿Cuáles son vuestras favoritas? ¡No os olvidéis de decírmelo en los comentarios debajo de este post!

A %d blogueros les gusta esto: