Este post es una traducción del creado por Cristina Colli. Cristina es una fotógrafa a la que adoro y admiro, le encanta trabajar con flores y sus bodegones florales son increíbles. Jugando con fondos claros y oscuros es capaz de crear múltiples emociones con un estilo sutil, delicado y en ocasiones minimalista. Puedes leer la fuente original (en inglés) aquí y no dudes seguir su trabajo en Instagram porque seguro animará tus días.

Hoy os traigo la rutina que sigo para crear imágenes florales, además de un truco para hacer que vuestras flores aguanten un poquito más para sacarles fotos.

autumn_col9765_edit

Si me sigues en Instagram, sabes que todos los días, de lunes a sábado, posteo una de imagen de flores. Con frecuencia me preguntan si compro flores frescas todos los días, o si tengo un jardín lleno de flores.

La respuesta a ambas preguntas es no – tengo un jardín pequeño, mayormente pavimentado, donde cultivo algunas flores en macetas. Sin duda no compro flores frescas todos los días – ¡ojalá!

Además, no saco fotos todos los días, solía hacer eso cuando recién empecé con Instagram y posteaba imágenes mucho más simples, con tan solo una o dos flores.

En el momento que empecé a crear composiciones con más flores, rápidamente me di cuenta de que no podía permitirme crear una imagen al día, así que lo que hago es crear tantas imágenes florales como puedo en una sentada, para poder aprovechar al máximo las flores que tengo a mano y después las voy posteando a lo largo de la semana.

Cuando vuelvo con las flores de la florista, el vivero o del jardín, primero las acondiciono (tenéis un montón de trucos y consejos para hacer esto aquí) y entonces las guardo en la habitación más fría de la casa.

Lo mejor es sacar las fotos tan pronto como puedas de modo que tengan su mejor aspecto. Empiezo con las composiciones más tradicionales, porque por su puesto, una vez cortes los tallos para sacar la foto en plano cenital ya no podrás hacer las fotos con las flores en vertical.

autumn_u5b9491_edit

Esto puede parecer muy obvio pero os puedo asegurar que yo lo aprendí a fuerza de golpes… Normalmente estoy a favor de dejarse llevar, pero en este caso un poco de organización ayuda a evitar decepciones, creedme.

Además es mucho más fácil crear una escena: cuando preparo una fotografía plana necesito mover la mesa que uso para la fotografía clásica para poder tener espacio para crear el atrezzo necesario para las fotografías en plano. Si nos centramos solo en un tipo de bodegón, podemos dejar todo lo preciso colocado, mesa y trípode, hasta que sea hora de cambiar la escena.

autumn_u5b9210_edit

Al principio preparo y fotografío las composiciones más grandes y altas, después hago fotos de ramos en pequeños jarrones – repito, una vez hayas cortado el tallo corto, ¡no es fácil que vuelva a ser largo!

A veces he utilizado alambre de florista para recrear un tallo largo, pero dependiendo de donde necesite colocar las flores puede ser difícil camuflar el cable incluso si lo enrollas en cinta de florista también… y es un poco una pérdida de tiempo… y no de las divertidas, sino de las tediosas.

autumn_col9757_edit

Una vez he terminado de fotografiar las flores en las composiciones más tradicionales, empiezo a hacer composiciones en plano cenital. Primero uso la flor entera y cuando no se me ocurren más cosas que hacer con ellas empiezo a separar las cabezas de los tallos sin temer que pueda necesitar la flor entera de nuevo.

Esto funciona en teoría, a veces se me ocurren composiciones en plano para las que necesito la flor entera justo después de que haya separado la cabeza del tallo… en fin…

autumn_col9782_edit

autumn_col9843_edit

Cuando termino de hacer las fotografías en plano, me da pena tirar las flores… a veces lleno un bol de agua y las dejo flotar ahí para poder disfrutarlas un poco más.

La mayor parte del tiempo, las pongo en un tupper, las rocío con un poquito de agua sutilmente, las tapo y las guardo en la nevera. De este modo se conservan sobre una semana, o más, dependiendo del tipo de flor.

flower_tips__col9879

Aprendí este truco de Philippa Stanton (@5ftinf) y ¡funciona! Algunas flores muy delicadas, como las arvejillas o las amapolas, duran solo un par de días antes de que se caigan los pétalos, ¡pero otras pueden durar hasta 10-12 días! Esta es una fantástica manera de conservar tus flores bonitas y frescas un poquito más, listas para usar en tus fotos.

autumn_col9810_edit

Mi nevera es pequeña y tengo que controlarme para no llenarla hasta los topes con flores – mi marido aún cree que la nevera es para comida… ¿él que sabe, verdad? 😉

Bromas aparte, conserva solo las flores frescas y que aún tengan buen aspecto. Si están empezando a marchitarse, guardarlas en la nevera lamentablemente no servirá de mucha ayuda

Eso es todo por ahora, espero que el post haya sido de ayuda 🙂

signature150px

A %d blogueros les gusta esto: